TECNOLOGIA Y MEDIO AMBIENTE

La robótica encuentra su lugar en el cumplimiento

Tiempos extraordinarios, y la necesidad de medidas comprobadas, pueden ser lo que impulse a la robótica al siguiente nivel en las operaciones de almacén y centros de distribución (DC, por sus siglas en inglés).

 

No es que la robótica haya tardado en hacerse popular en el almacenamiento. De acuerdo con la firma de analistas ABI Research, el mercado mundial de robótica móvil alcanzará los 23.000 millones de dólares en 2021.

 

Pero ¿puede la robótica para intralogística seguir creciendo rápidamente, dada la disrupción causada por el COVID-19? El desempleo se ha disparado. Algunos fabricantes tuvieron que cerrar sitios temporalmente y muchas empresas han ajustado sus presupuestos, al menos a corto plazo.

 

Al mismo tiempo, el comercio electrónico ha crecido en gran medida, especialmente en sectores como la alimentación. Y si bien puede ser demasiado pronto para contabilizar los impactos de la pandemia en la robótica, a largo plazo, la capacidad de la tecnología para aumentar la productividad con un mínimo de mano de obra adicional es un buen augurio para la tecnología.

 

Ha habido un gran aumento en la demanda de comercio electrónico durante la pandemia. Y cuanto mayor sea el porcentaje de venta minorista que pasa a estar en línea, más automatizados deberán volverse estos almacenes y otras instalaciones relacionadas con el cumplimiento, lo que debería acelerar el mercado de la robótica móvil.

 

La robótica abarca robots autónomos móviles (AMR) que transportan mercancías o ayudan a los trabajadores con la recolección, así como brazos robóticos fijos que pueden identificar y recolectar mercancías. Algunos flujos de trabajo pueden combinar los dos, con AMR que transportan contenedores a brazos robóticos.

 

MiR destaca que hay otras formas en que la robótica está evolucionando para la intralogística, incluidos nuevos flujos de trabajo, un mejor manejo de excepciones y un aprovechamiento más profundo de la inteligencia artificial (IA). Además, la robótica se alinea con los tiempos en que puede ayudar a mantener seguros a los compañeros de trabajo humanos, mientras que los pedidos fluyen hacia los clientes.

 

Adecuado para los tiempos

 

Incluso antes de la pandemia propiciada por el COVID-19, era difícil contratar y retener suficientes empleados. Ahora, debido a las preocupaciones sobre los riesgos para la salud, todavía es difícil encontrar suficientes personas y, además, existe la necesidad de practicar el distanciamiento social, y las presiones de tiempo que enfrentan las operaciones no se han vuelto más fáciles. Esos tres problemas (quedarse sin gente, quedarse sin espacio y quedarse sin tiempo) pueden verse como impulsores subyacentes de la robótica. Sin embargo, es importante que los robots estén integrados con un software que sea flexible y en tiempo real para resolver esos problemas.

 

Los robots colaborativos se adaptan bien a estos tiempos problemáticos, porque los robots aumentan la productividad de sus compañeros de trabajo humanos y, naturalmente, los mantiene socialmente distanciados.

 

El aumento de las compras en línea también ha hecho que muchos países en desarrollo se esfuercen por cumplir con los pedidos. La robótica encaja bien con este desafío, no solo porque aumenta la productividad, sino porque escala rápidamente al permitir que una operación incorpore más robots móviles durante un aumento de la demanda.

 

Robots más personas

 

Si bien los robots reducen el requisito de mano de obra en comparación con los métodos más manuales de procesamiento de pedidos, MiR destaca que las personas generalmente son parte de la ecuación. El uso de AMR para el movimiento de materiales libera a los empleados del almacén para hacer cosas como preparar equipos, manejar excepciones, verificar la calidad del empaque o simplemente dedicar más tiempo a la recolección real.

 

También hay AMR más grandes que se pueden configurar para llevar pallets y cargas más grandes desde la recepción a un área de almacenamiento a granel, lo que elimina el tiempo que los operadores de montacargas capacitados dedican a transportar pallets a través de un centro de distribución, con viajes innecesarios de regreso para recoger más pallets.

 

Los robots son excelentes para eliminar el esfuerzo humano invertido en tareas de bajo valor agregado como caminar largas distancias para elegir ubicaciones o empujar carros pesados.

 

El valor de los robots móviles radica en tener un software fácilmente configurable que pueda combinar tareas robóticas automatizadas con trabajo humano. En MiR creemos firmemente en que los humanos con robots son mejores que los humanos solos, y los robots con humanos son mejores que los robots solos.

 

Software como diferenciador

 

La clave para la efectividad de la robótica es la inteligencia del software que aprovecha tecnologías como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para que el sistema aprenda constantemente de factores como la combinación de pedidos, los recursos laborales y los patrones de flujo de materiales.

 

El software también debe ser fácil de usar, y no solo para un especialista proporcionado por el proveedor, sino también para los trabajadores y supervisores en una instalación. Robots como los de MiR son fáciles de configurar desde cualquier perspectiva, desde la de ingeniero de automatización como para la de un empleado de envío o recepción, o un trabajador de la línea de ensamblaje. El punto importante radica en que no se debería necesitar un especialista en robótica para configurar el sistema si se cuenta con una plataforma que fue diseñada desde cero para ser utilizada por quienes realizan el trabajo de primera línea.

 

La plataforma de software para la mayoría de las soluciones robóticas también emplea inteligencia artificial para aprender constantemente de las operaciones y adaptarse dinámicamente a las tareas y rutas a medida que se desarrolla el trabajo. El software de robótica debe poder ajustar las tareas sobre la marcha, en función de factores como lo que ingresa actualmente al grupo de pedidos, dónde está cada robot y el nivel de desempeño actual de los trabajadores.

 

Progreso pragmático

 

Los proveedores de robótica se han beneficiado del factor “sorpresa” de la tecnología, pero en última instancia tienen que ofrecer soluciones que ayuden a los centros de distribución a cumplir con los pedidos de forma más rápida, precisa y fiable.

 

Por lo tanto, los proveedores no solo se centran en la tecnología central como un uso más profundo de la inteligencia artificial, sino también en asociaciones con otros tipos de automatización o proveedores de software para garantizar que la robótica se pueda integrar con varios sistemas en un centro distribución.

 

Otra frontera de la robótica es emplearlos en nuevos flujos de trabajo más allá de la recolección de artículos pequeños. Las unidades AMR más grandes, por ejemplo, se están utilizando para automatizar el flujo de pallets de mercancías entrantes desde los muelles de recepción hasta el almacenamiento a granel, o hacia una zona de reabastecimiento para los carros de almacenamiento móviles AMR.

 

Las empresas que han implementado la robótica de manera agresiva tienden a ser visionarias, pero también pragmáticas en el sentido de que buscan un servicio al cliente mejor y más rápido.  Estas son empresas que no tienen miedo de decir: “¿Cómo puedo mover la aguja en el desempeño de una manera que agregue valor para mis clientes y para mi negocio?”

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar