TECNOLOGIA Y MEDIO AMBIENTE

El tamaño de las ranas del Pleistoceno variaba con el clima

Un equipo multidisciplinar de científicos ha estudiado el tamaño de las ranas que vivieron en Orce hace 1,5 millones de años y ha puesto de manifiesto que sus cuerpos aumentaban de envergadura cuando las condiciones climáticas se volvían más adversas. Esto se debió a que, con el frío y la aridez, las ranas deben almacenar energía, soportar las bajas temperaturas y aumentar su fertilidad.

Este trabajo ha sido liderado por Almudena Martínez-Monzón y Hugues A. Blain (IPHES, Tarragona) en el marco del ProjectORCE, coordinado por la Universidad de Granada (UGR) y dirigido por Juan M. Jiménez-Arenas, investigador del departamento de Prehistoria y Arqueología. El trabajo está disponible en la prestigiosa revista PalaeogeographyPalaeoclimatologyPalaeoecology.

“Cuando pensamos en los animales que habitaron Orce hace 1,5 millones de años, a nuestra mente vienen titánicos mamuts, imponentes hipopótamos, fieros tigres con dientes de sable, astutas hienas, etc. Todas estas especies se han extinguido. Sin embargo, ranas, culebras, lagartos, etc. han sobrevivido a los múltiples cambios climáticos. De hecho, la protagonista de nuestra investigación, la humilde rana común (Pelophylax perezi), sería tan común -o quizás más- en los albores de la presencia humana en Europa como en la actualidad”, explica Jiménez Arenas.

Capacidad de adaptación de los anfibios y reptiles

En los últimos años, muchos trabajos científicos han puesto de manifiesto la capacidad de adaptación de los anfibios y reptiles definiéndolos como excelentes indicadores de los cambios ecológicos y climáticos que ocurren en los ecosistemas.

En los yacimientos de Orce (Granada), mundialmente conocidos por sus relevantes aportaciones al campo de la evolución humana, el estudio de estos pequeños vertebrados es de vital importancia para establecer el contexto climático y ecológico de los ecosistemas que habitaron nuestros antepasados. Los cambios en el tamaño de los anfibios, concretamente de la rana verde, la más presente en estos yacimientos reflejan los cambios climáticos y ambientales que ocurrieron durante el Pleistoceno, un periodo clave para el estudio de la evolución humana.

Para poder analizar el tamaño de estos anfibios se han estudiado los húmeros fósiles de ranas verdes (P. perezi) recuperados mediante el proceso de lavado de sedimentos procedentes de los yacimientos de Orce. Gracias a la toma de medidas de este hueso, los científicos han podido reconstruir el tamaño que tendrían las ranas que habitaron los lagos de la zona al mismo tiempo que lo hacían los primeros humanos.

En el caso de los yacimientos de Orce, durante los periodos en los que el clima es frío y seco y las ranas tienen pocos recursos a su alcance, aquellas que son más grandes son capaces de almacenar más energía, soportar las bajas temperaturas y aumentar su fertilidad, ya que las ocasiones para reproducirse escasean. Es decir: se prioriza la calidad de los huevos, aumentando así las posibilidades de los renacuajos de completar su desarrollo y sobrevivir.

Ranas más grandes

“Sin embargo, durante los periodos más favorables (cálidos y húmedos) en los que hay más recursos, las ranas no necesitan tener un gran tamaño y pueden invertir toda su energía en reproducirse en más ocasiones. En este caso, se prioriza la cantidad de huevos que se pueden poner durante la época de reproducción y no la calidad de los mismos. Además, durante estos periodos de abundancia los ecosistemas son más húmedos y ricos en especies vegetales por lo que las ranas no necesitan ser grandes para conservar la humedad. En cambio, cuando el clima es más seco, una mayor relación superficie-volumen disminuye la pérdida de agua por evaporación, favoreciendo así a los individuos de mayor tamaño”, señala Martínez-Monzón.

En cuanto a la diversidad de especies de anfibios y reptiles, el estudio realizado en la UGR permite comprobar que esta se encuentra directamente relacionada con los recursos que provee el ecosistema. Durante los periodos interglaciares (cuando aumentan los recursos naturales), la diversidad sube y, por tanto, también lo hace la competencia entre especies. Esto va en consonancia con el hecho de que las ranas inviertan gran parte de sus recursos en maximizar las oportunidades de reproducirse dejando un poco de lado el crecimiento somático.

“En resumen, el estudio de la diversidad y del tamaño de los anfibios nos sirve para complementar y confirmar los resultados de las reconstrucciones paleoclimáticas y paleoambientales tan importantes para establecer el contexto de este y otros yacimientos arqueo-paleontológicos además de para comprender mejor los procesos adaptativos de estos vertebrados”, apunta el director del ProjectORCE.

Fuente: UGR, DICYT,

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar