NACION y EDO MEX

Un raro arrecife de coral recientemente descubierto cerca de Tahití

Una misión científica de apoyo de las Naciones Unidas descubrió uno de los mayores arrecifes de coral del mundo frente a la costa de Tahití. Los buzos se encontraron con grandes corales en forma de rosa que se extienden a lo largo de unos tres kilómetros y a una profundidad de entre 30 y 65 metros.

Los primeros indicios sugieren que la profundidad a la que se encuentra lo ha protegido del blanqueamiento que está causando el calentamiento global.

“Fue mágico presenciar los gigantescos y hermosos corales rosa que se extendían hasta donde la vista alcanzaba. Es como una obra de arte”, dijo Alexis Rosenfeld, fotógrafo francés y fundador de la campaña #1Ocean (#1océano), que dirigió la misión de buceo.

Un tesoro enterrado

Lo extraordinario del hallazgo es su profunda ubicación, ya que la gran mayoría de los arrecifes de coral de los que se tiene constancia en el mundo solo descienden hasta unos 25 metros.

Los corales en forma de rosa suelen medir hasta dos metros de diámetro; sin embargo, este arrecife mide entre 30 y 65 metros de ancho.

El descubrimiento sugiere que existen muchos más arrecifes de gran tamaño, a profundidades superiores a los 30 metros, en lo que se conoce como la “zona crepuscular” del océano, que es desconocida para nosotros”, declaró la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Tras elogiar el “increíble trabajo” de los científicos que sospechaban que podía haber un espectacular arrecife de coral frente a la costa de Tahití, la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, señaló que tan solo el 20% del fondo marino está cartografiado.

“Conocemos mejor la superficie de la luna que las profundidades del océano”, dijo. “Este notable descubrimiento en Tahití demuestra el extraordinario trabajo de los científicos que, con el respaldo de la UNESCO, amplían nuestros conocimientos sobre lo que se esconde en el fondo marino”.

Salto a las profundidades

La expedición responsable de esta exploración marina forma parte de la iniciativa de cartografía oceánica de la UNESCO.

Encontrar arrecifes de coral de este tamaño es significativo porque son una fuente vital de alimento para otros organismos y, como tal, pueden ayudar a la investigación en torno a la biodiversidad.

Los organismos que viven en estas estructuras subacuáticas también pueden ser clave para la investigación médica y, desde el punto de vista de la sostenibilidad, pueden proteger contra la erosión costera e incluso contra los tsunamis.

“La Polinesia Francesa sufrió un importante blanqueamiento de los arrecifes coralinos en 2019, pero este no parece haberse visto afectado de forma significativa”, indicó la doctora Laetitia Hedouin, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia y del organismo de investigación medioambiental CRIOBE, que estaba presente en la misión.

El arrecife de coral se ha descubierto en la costa de Tahití en la Polinesia francesa.

© Alexis Rosenfeld
El arrecife de coral se ha descubierto en la costa de Tahití en la Polinesia francesa.

En perfectas condiciones

“El descubrimiento de este arrecife en un estado prístino es una buena noticia y puede inspirar la conservación futura. Creemos que los arrecifes más profundos pueden estar mejor protegidos del calentamiento global”.

Hasta el momento, muy pocos científicos han podido localizar, investigar y estudiar arrecifes de coral a más de 30 metros de profundidad. Sin embargo, los avances tecnológicos han permitido realizar sumergimientos de mayor duración a estas profundidades.

En total, el equipo realizó inmersiones de unas 200 horas para estudiar el arrecife, y pudo presenciar el desove del coral. En los próximos meses tiene previstos más descensos para seguir investigando el arrecife.

Los guardianes del océano

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas encargado de la investigación de los océanos. Su Comisión Oceanográfica Intergubernamental, fundada en 1960, en la que participan 150 países, coordina programas mundiales como la cartografía de los océanos y un sistema de alerta de tsunamis, además de numerosos proyectos de investigación científica.

La agencia es también la guardiana de lugares oceánicos únicos, con 232 reservas de la biosfera marina y 50 sitios marinos del Patrimonio Mundial (EN) de Valor Universal Excepcional.

La UNESCO coordina, además, el Decenio de las Naciones Unidas de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible, de 2021 a 2030, que este año incluye varias cumbres internacionales con el objetivo de ampliar la cooperación y la acción internacionales.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar