NACION y EDO MEX

Pruebas de tráfico de drogas en el juicio a García Luna

Nueva York. Fiscales de Nueva York dijeron ayer que han entregado documentos relacionados con la incautación de drogas en el condado de Queens, en diciembre de 2019, y con el envío de narcóticos a Estados Unidos por medio de empresas fachadas como pruebas para el juicio de Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública de México.

En un documento presentado en el sistema electrónico de las cortes federales estadunidenses, la fiscalía del distrito este también afirma que entre sus pruebas habrá además talones de pago a García Luna y una fotografía de los otros conspiradores en el caso, tomada en octubre de 2008. Los dos implicados son Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García, dos ex jefes de la extinta Policía Federal, quienes fueron hombres de confianza del ex funcionario federal.

García Luna, quien fue titular de Seguridad Pública de 2006 a 2012 durante el gobierno de Felipe Calderón, se ha declarado inocente de los cargos, que incluyen asociación delictiva para distribuir cocaína, participación en una empresa criminal continua y mentir a las autoridades.

Está acusado en Estados Unidos de recibir millones de dólares de sobornos por parte del cártel de Sinaloa, a cambio de que la organización criminal pudiera operar a sus anchas.

No hay registro de que se investigue a Calderón por tráfico de armas, y el expediente sobre la operación Rápido y furioso está cerrado.

García Luna, de 53 años, fue arrestado en 2019 en Estados Unidos. De ser declarado culpable enfrentará una pena de cadena perpetua. Se espera que su juicio, que ocurrirá en la corte federal de Brooklyn, empiece en enero de 2023.

Los fiscales también dijeron ayer que Lyndell Griffin, un examinador digital forense de la Agencia para el Control de Drogas (DEA), testificará en el juicio para hablar sobre la extracción e identificación de información en aparatos electrónicos.

El abogado de García Luna, César de Castro, presentó la semana pasada al juez un pedido para desestimar los cargos de asociación delictiva para distribuir cocaína y participación en una empresa criminal continua que pesan sobre su cliente.

De Castro argumentó que ya es tarde para acusar a García Luna, porque se superó el plazo de cinco años en que las autoridades estadunidenses podían presentar cargos en su contra. García Luna se retiró de su puesto en el gobierno mexicano en 2012 y fue acusado hasta 2019. El juez que preside el caso, Brian Cogan, no ha emitido su decisión respecto del pedido.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar